Debemos responder con lucha y organización a los planes de los grupos empresariales y del gobierno

image_pdfimage_print

El ataque al ingreso popular, a los salarios, a las relaciones laborales, no termina. La estratégia del gran capital y de la UE que tiene como objetivo la liberación completa del mercado laboral están en progreso.

 Habrá un nuevo ataque generalizado contra todos los derechos de los trabajadores. Están en el punto de mira los salarios, el horario, los despidos, las relaciones laborales, las pensiones y las prestaciones de atención medica.

 Quieren salarios de 200 – 300 euros. Este es su objetivo. Que se paguen los trabajadores con salarios de hambre. En esta dirección están los miserables salarios de los diferentes programas de ocupación, los salarios de los jovenes trabajadores a los programas de educación. Abren el camino para reducciones generalizadas en todos los salarios y por contratos individuales. Recientes son las afirmaciones de los grandes grupos empresariales por salarios de 300 euros como término para inversiones.

 Estas demandas están de acuerdo con una planificación definida, el objetivo general de la derogación de las relaciones laborales y de los convenios collectivos, de la liberación completa del mercado laboral. El aumento de la explotación a través de la recducción del precio de la mano de obra es el camino central del capital para la salida de la crisis.

 ¡ Hay una estrategia común ! Los compromisos y los nuevos planes recomendados de la UE que afectan todos los estados- miembros y no solamente de los sub-endeudados, prueba que el ataque el proximo espacio se intensificará. La aún más reducción del dicho costo salarial y de seguridad, constituye la condición para mejorar la competitividad de la economía capitalista griega.Esta es la línea estrategica de los grupos empresariales, de los gobiernos, del FMI, de la UE. Es estatégica que en condiciones del desarrollo de economía o de crisis sigue siendo misma y sin cambio.

 La separación de los trabajadores, el ataque a los convenios colectivos y el establecimiento de los convenios individuales es un isrtumento por la reducción aún más de los salarios, derogar todos los derechos que han quedado.

 Los contratos individuales si no están rechazados traerán grandes sufrimientos a los trabajadores en general.Cada trabajador será expuesto a los deseos del empleador de que con único critério la maximización de la rentabilidad amenazará con salario de hambre, asustará, podrá despedir libremente, no será obligado pagar indemnización, atacará a los derechos y los subsidios.

Contrato individual significa indignos y menos necesidades y prestaciones de seguridad y de salud, impulsadas a la seguridad y salud privada.

 La estratégia del capital no separa sectores, público o privado. En cada etapa o fase, aplica o guarda medidas para después depende de la resistencia que encuentra o las planificaciones que existen. Las medidas en el sector público este momento están en un dirección de la flexibilidad laboral, del ataque al trabajo estable, los contratos colectivos y los salarios, los derechos de la seguridad.

 Esta estratégia define también la respuesta de la clase obrera de hoy y de fututo. ¡No existe margen a esperar ! El ataque debe ser detenido a partir de hoy,habrá luchas agresivas y demandas en cada sector y en cada lugar de trabajo. Los trabajadores con todos aquellos que sufren por la política de los monopolios deben oponer su propia planificación frente a la estratégia del capital teniendo como un eje las necesidades de la familia popular laboral por trabajo pleno y estable con salarios dignos, salud y educación gratis, seguro universal.

 El ataque se intensificará. 

PARA LOS SALARIOS

 Al nuevo ataque a los salarios ayudará la creación de un mecanismo permanente de la configuración del salario mínimo, de acuerdo con el, la altura del salario depende únicamente de si va a contribuir a la rentabilidad del capital. Será el instrumento eterno de la reducción salarial y en general del precio de la fuerza laboral, un mecanísmo que mantendrá sus manos cada gobierno, un mecanismo de miseria y del explotación de los trabajadores.

 Hasta hoy el convenio colectivo nacional que determinaba la altura del salario mínimo y otras prestaciones (salariales y no) a los trabajadores y era una base de cálculo de los convenios sectoriales, era un proyecto de la correlación de fuerzas, en los marcos del desarrollo de las luchas de clase. Con su abolición y también con el mecanísmo de configuración del salario mínimo se intenta que las ganancias capitalistas sea el único elemento que determinará los salarios.

 Ya el salario mínimo se ha reducido en un 22% de los trabajadores del 25 años y más, y en un 32% para los trabajadores de un 25 años, es decir, que el salario mínimo de 751 euros brutos , se redujo a 586 y 511 euros brutos, 490 y 425 euros netos después del sustracción de las prestaciones del trabajador. Si en esta reducción calculamos también las reducciones por las medidas anteriores, podemos decir que la reducción de los salarios nominales, en comparación de 2009, hoy supera lo 45%!

 Argumento principal del ataque a los salarios es el alto porcentaje del desempleo. Su argumento central es que con salarios bajos, se hará inversiones, con las que, a su vez, creará nuevos puestos de trabajo y así podrán enfrentar el desempleo. Es un opinión que apoya la GSEE, esta opinión aceptan las organizaciones que la mayoría la tienen las fuerzas del SYRIZA (Aftonomi Paremvasi) como p.e. en la Federación de Empleadores del Sector Privado. Aceptan la línea principal del gran capital y dejan a los trabajadores expuestos a las amenazas y los chantajes de la patronal. Se trata de un linea de sumisión según el agravamiento de la posición de la familia laboral, los salarios de hambre se generalizaron en condiciones del desempleo vertical.

 Los cuatro años pasados derrocan el mito que la reducción salarial y el derrocamiento de los derechos laborales contribuirá a la reducción del desempleo . Los sacrificios en los salarios se acompañaban con un aumento explosivo del desempleo. En cualquier caso los trabajadores y los desempleados deben juntos exigir la satisfacción de su necesidades aislado el faslo dilema ¨salario de hambre o desempleo¨.

 Además se repiten una vez más las descusiones sobre los subsidios de pobreza, el ingreso mínimo garantizado que intentan derrocar incluso a esto miserable salario legal mínimo.

 Sobre la flexibilidad de las relaciones laborales

La liberación del mercado laboral significa mayor flexibilidad de las relaciones laborales. El ataque a los convenios collectivos, la negación de las organizaciones empresariales a firmar nuevos contratos aprovechando todas las armas que los han ofrecido las leyes del gobierno, conduce matemáticamente a contratos idnividuales, en trabajo de un día, la generalización del empleo por turnos. En mayo de 2013 se terminó la duración de la mayoría de los convenios sectoriales. Tarde o temprano los resultados negativos aparecerán. Miles de trabajadores enfrentaran chantajes y amenazas por los empleadores por reducciones salariales, a los subsidios y en las prestaciones.

 Ya los primeros resultados de las medidas anteriores han aparecido. Según los datos oficiales del SEPE (Cuerpo de Inspección Laboral) por el 2012 y según los nuevos datos que afectan el 2013 muestran el empeoramiento de la posición de la clase obrera en nuestro país. El aumento del desempleo que afecta un 1.5 millon de desempleados, el 35 % trabajo sin seguro, los datos mencionan que 1 en 3 trabajadores se pagan con un retraso de un año, confirman las malas condiciones de la vida de la familia laboral – popular.

 Através las nuevas leyes, se aumento aún más el grado de la flexibilidad que utilizan las empresas por el número del horas que emplean los trabajadores por semana, horas o año, se impulsaron las formas flexibles del trabajo, se ataquen al domingo día del festivo y los cinco días del trabajo. Además el período mínimo de descanso se disminuyó de 12 a 11 horas, se eliminaron las medidas para la protección de los trabajadores que trabajaron horas extra. Más concretamente cada año, se reducen los contratos de trabajo a jornada completa. El año pasado los contratos de trabajo en jornada completa era de un 55% de los nuevos contratos, en el momento que el 2011 fue en un 59.7%, en 2010 el 66.9% y en el 2009 el 79%. Respectivamente los contratos del trabajo en turno (trabajo de algunos días), han dublicado y ahora se toca el 10%.

Al mismo tiempo hay cambios negativos sobre los despidos, tanto a la reducción de indemnización como en el aumento de la flexibilidad de las empresas para que podrán sin obstaculos a despedir. Por los despidos sin previo aviso, se redujo la indemnización máxima de 24 a 12 salarios mensuales por personas con servicio de 16 años y más. A pesar la reducción de las indemnizaciones, se redujo el tiempo del aviso como también la limitación por despidos masivos.

 Ya plantean nuevas medidas por la liberación plena de los despidos y también un nuevo ataque a las indemnizaciones para facilitar los empleadores a despedir, atacando así el trabajo pleno y estable.

 Ningún trabajador sea solo frente a este ataque.

El PAME ha llamado desde temprano y durante las medidas que si no ponemos un poderoso, popular, combativo frente en los sectores y en los lugares del trabajo, el ataque no se terminará. Sobre el desarrollo que hablan, no afecta el pueblo. Se trata del desarrollo de capital y de sus ganancias, quiere decir un desarrollo antipopular, inhumano y brutal. Se trata de un desarrollo que requiere el empobrecimiento y la miseria de la gran mayoría del pueblo, el trabajo – esclavitud con salarios de hambre, trabajo sin derechos hasta en la vejez.

 El ataque a los salarios y a los derechos que han quedado seguirá. Las cifras confirman que se forma parte rápida los marcos de la intensidad de la rentabilidad del capital para enfrentar la crisis y hacer inversiones.

Frente al ataque del capital y del gobierno el único camino es la organización de la lucha, la defensa de los contratos, la resistencia a la extensión de la flexibilidad y a la reducción de los salarios. La parada de este camino es hoy el primer deber de los sindicatos y de los trabajadores.

 PAME claramente ha hecho un llamado a los trabajadores que no se inclinen. Luchen por contratos collectivos con derechos que satisfacen sus necesidades, con salarios dignos y derechos basados a nuestras necesidades.

 PAME presenta una completa propuesta sobre el Convenio Colectivo Nacional para el 2014. Exige la restauración del salario mínimo al 751 euro por todos sin discriminación por motivos de edad, como comienzo de conversación y de negociación por aumentos, en coordinación con otras exigencias como por ejemplo la eliminación de los cargos y los impuestos, pública y gratuita salud y educación etc.

 En esta dirección se deben coordinar las fuerzas, sindicatos, federaciones, centros sindicales regionales para que se haga la lucha por los salarios y los convenios colectivos asunto por todos los trabajadores con objeto de frenar el ataque del gobierno y de los empleadores.

 Los trabajadores frente a esta situación tienen solamente una respuesta. Organizarse a su sindicatos, su sectores, intensificar su lucha de clase, con una lucha organizada y con orientación de clase, para realizar cambios radicales al nivel de la economía y de sociedad.

Comments are closed.